Zurück zur Grafik

Mercados de capital no regulados

La „desregulación de los mercados“. es una de las fuerzas que impulsan la actual crisis. Esto significa una reducción gradual de la resolución judicial de los mercados, pero especialmente en los Estados Unidos y Europa. Este desarrollo ha incrementado significativamente el margen de acción de los actores financieros como bancos, fondos de inversión, aseguradoras etc… y ha disparado cambios fundamentales en la forma en la que funciona el sistema económico.

Evolución fatal

Mientras los proyectos en economía real y las ideas para nuevos negocios constituían el foco de atención de la actividad hasta principios de los años 80, motivos fiscales y otros aspectos han dominado desde entonces. Las inversiones en compañías que producen y venden bienes y servicios se vieron reducidas en favor de productos financieros que prometían rendimientos mediante la explotación de cambios en los precios de los activos como acciones, fondos, materias primas, derivadas etc… Dicho cambio está interrelacionado con la desregulación de los mercados de manera decisiva La función básica del sector financiero es la conversión de depósito a corto plazo en créditos a largo plazo para así financiar emprendedores y proyectos. La regulación fiscal tomó la tarea de unir las finanzas en este camino. Con la eliminación y la no actualización de la normativa, el sector ganó nuevas libertades, lo que promovió una mentalidad de casino y causó el abandono de su propósito original: el financiamiento a largo plazo de las empresas (Boyer 2000, van Treeck 2009, Schulmeister 2010).

Esta desregulación se puede notar en varias áreas y contextos. This deregulation can be experienced in many areas and contexts. Desregulaciones son, por ejemplo, una relajación en las regulaciones exigidas a los bancos para hacer operaciones (especialmente en los Estados Unidos donde el Glass-Steagall-Act fue separado del estado, lo que mantuvo divididos a bancos comerciales y bancos de inversión y, así, dibujaba una línea entre la banca y el casino), evasión mundial de las provisiones de salvaguardia en el contexto de préstamos bancarios (debido ainnovaciones fiscales )especiales), la abolición del control del capital, la libre circulación de capitales, y la liberación del mercado internacional de divisas tras la abolición de los tipos de cambio fijos a principios de los años 70. Todo esto creó ventajas para losa activos y capitales como la gran oportunidad de poder transferir activos a paraísos fiscales (area de la llamada economía offshore” o extraterritorial)) (Hein und van Treeck, 2008).

Nuevos requisitos

Junto a esta nueva perspectiva, los negocios que imperan y la economía nacional también han cambiado: aunque existía la idea de que salarios y productividad debían ser aumentados por igual para permitir que los empleados puedan consumir los bienes y servicios producidos por ellos mismos, en la actualidad se ha vuelto mucho más importante maximizar beneficios con la intención de atraer inversores extranjeros – la economía empezó a orientarse hacia el interés de los propios accionistas El feedback positivo otorgado por una producción en masa, unos ingresos en masa y un consumo en masa (Busch und Land 2009) fue interrumpido y las prioridades se invirtieron: las políticas estatales en materia de salarios justos y bienestar social parecían obstaculizar la persecución de la inversión internacional flexible, mientras que otros obstáculos a las operaciones fiscales se eliminaron y la flexibilización de las condiciones de trabajo se consideró algo adecuado. A diferencia de las inversiones en economía real que crean valor en potencia y, por lo tanto, mejora nuestra situación económica, las inversiones en el sistema financiero suman cero y sólo consiguen, parcialmente, redistribuir la riqueza entre los agentes – todo basado en las apuestas de unos contra otros sobre las futuras tendencias del mercado.

Crecimiento masivo

La abolición de los mecanismos de protección en los préstamos llevaron a una multiplicación sistemática de los riesgos asumidos por el sector financiero. Paralelamente, el volumen del sector también aumento de forma masiva. Un buen indicador de esto es la enorme suma de dinero transferido a los mercados de capital que se ha cuadriplicado durante los últimos 20 años (Stockhammer 2008; please find more information under speculation).

La crisis ha convencido a los políticos de la necesidad de más límites y regulaciones financieras pero debido a la falta de coordinación internacional y la influencia que tienen los mercados en la política, The crisis may have convinced politicians of the necessity of more financial regulation but due to a lack of international coordination and political influence of finance, no se ha llevado a cabo aun una reforma básica del sector financiero y sus ramas.

Fuentes

Boyer, R. (2000): Is a finance-led growth regime a viable alternative to fordism – a preliminary analysis. Economy and Society, 29(1): 111-145.

Busch, U. und Land, R. (2012): Teilhabekapitalismus, Fordistische Wirtschaftsentwicklung und Umbruch in Deutschland 1950 bis 2009. In: Forschungsverbund Sozioökonomische Berichterstattung (Hrsg.): Berichterstattung zur sozioökonomischen Entwicklung in Deutschland. Teilhabe im Umbruch. Zweiter Bericht, Kapitel 4, Wiesbaden. S.111-151.

Hein, E. und van Treeck, T. (2008): Finanzmarktorientierung. Ein Investitions- und Wachstumshemmnis?, IMK-Report 26/2008, Düsseldorf.

Schulmeister, S. (2010): Mitten in der großen Krise: Ein New Deal für Europa, Wien.

Stockhammer, E. (2008): Some Stylized Facts on the Finance-dominated Accumulation Regime, Competition & Change, Vol. 12. S.189-207.

van Treeck, T. (2009): The political economy debate of ‘financialization’ – a macroeconomic perspective. Review of International Political Economy, 16(5). S.907-944.

Mercado libre de capitales

Movilidad internacional de capitales significa que el dinero puede transferido más allá de las fronteras de un país sin ningún tipo de límite. Esto implica que el capital puede ser siempre invertido allá donde las tasas de interés sean menores o existan mayores rendimientos. La movilidad del capital fue promovida especialmente debido a la eliminación de los controles de capital. Fueron, de hecho, implementados con el objetivo de limitar la movilidad de capital, que prevendrían que se produjesen efectos desestabilizadores sobre la economía. Dichas barreras fueron eliminadas en Europa entre los años 70 y principios de los 90 (Vernengo und Perez-Caldentey 2012). Actualmente, la libertad de circulación de capitales es uno de los cuatro derechos fundamentales de la Unión Europea.

Competencia global

La globalización del sistema fiscal ha traído la competencia entre distintos centros financieros y, de este modo, un escenario perfecto para hacer uso de las distintas regulaciones. El objetivo principal de estas actividades son las inversiones en productos financieros que pueden ser reubicados de forma rápida y sencilla, mientras que propiedades inmóviles como pisos, casas o empresas no pueden moverse d un punto A a un punto B (Schulmeister 2009).

Una consecuencia importante de la libre circulación de capitales es una simplificación de las operaciones especulativas y una correspondiente tendencia a invertir más en productos financieros que en economía real. Otra consecuencia crucial es la aparición de una economía extraterritorial u “offshore”, que habilita a personas ricas o compañías evadir impuestos transfiriendo su capital a los llamados paraísos fiscales.

Fuentes

Schulmeister, S. (2009): Eine generelle Finanztransaktionssteuer: Konzept, Begründung, Auswirkungen, WIFO Working Papers, 352/2009, Wien.

Vernengo, M. und Pérez-Caldentey, E. (2012): The euro imbalances and financial deregulation, Real world economics review Nr 59. S.83-104.

Innovaciones financieras

En el transcurso de la desregulación de los mercados de capital se produjo un aumento en el margen de acción del sector financiero. Al mismo tiempo, la libre circulación de capitales causó una inmensa afluencia de capital que se intensificó aun más por factores institucionales tales como los planes de pensiones privados. Para poder hacer uso de estas nuevas posibilidades, se desarrollaron nuevos, y a menudo opacos, productos financieros y estrategias especulativas Esto se debió principalmente a la mitigación del riesgo ostensible: los nuevos productos se consideraban casi libres de riesgo y así fue cómo fueron vendidos a los clientes. Sin embargo, no fue más que una manera de encubrir el riesgo e incrementar la intensidad especulativa . Pero en los mercados, se hizo saber que los riesgos podías ser compartidos y asegurados (CDSs) y, por lo tanto, se podían generar ganancias seguras. No obstante, a través de este comportamiento, se creó un riesgo sistemático aun mayor que finalmente decepcionó las especulaciones más optimistas sobre la gestión de riesgos con CDS o instrumentos similares.

Alto riesgo

En jerga economista, se habla de „exceso de confianza“ (Malmendier et al., 2011) que lleva a una „ilusión de control“ („illusion of control“, Friedman und Friedman 2009), reduce la percepción de riesgo y, por defecto, lleva a una tendencia de búsqueda de rentas, mayor riesgo y una especulación intensificada Esta menor sensibilidad para el riesgo del crédito condujo eventualmente a la concesión de los llamados préstamos "NINJA, del inglés"(No Income, No Job, no Asset)un fiel reflejo de la situación socio-económica de los deudores. Por lo tanto, dichos préstamos podían ser considerados “poco favorables” desde el principio (Stockhammer 2008).

Algo fundamental en este desarrollo es el cambio de papel de los bancos: huyendo de sus negocios tradicionales (acumulando dinero y dándolo en forma de créditos con lo que sacar beneficio a través de tasas e intereses) para dejar los créditos a un lado y pasar a la reventa y aseguramiento de los ya concedidos. Con este objetivo se fundaron fondos y compañías para evadir las normativas bancarias actuales (los llamados"bancos conducto"

El Boom de las derivadas

Un instrumento esencial en la especulación on las futuras transacciones financieras en el sentido más amplio. Estos productos son llamados „derivados“: su valor depende del futuro desarrollo de ciertos puntos como pueden ser materias primas, bonos, acciones, divisas… Existe un mercado en auge de estas derivadas que alcanzarían una escala imprevisible. Sólo en 2007, las mencionadas derivadas, movidas en los mercados de valores, sumaron 40 veces la producción económica mundial (Schulmeister 2012).

Volumen de negocios en mercados financieros (Schulmeister 2012)

A partir de aquí, se presentan tres innovaciones financieras en torno a la crisis y se detallan sus respectivos efectos. Estos son las permutas de cobertura por incumplimiento crediticio (credit default swaps), obligaciones de deuda garantizadas (collateralized debt obligations, CDOs) y algoritmos de especulación informatizados.Mientras los dos primeros son derivadas, el últimos es simplemente una nueva estrategia especulativa.

Fuentes

Friedman, H. und Friedman, L. (2009): The Global Financial Crisis of 2008: What Went Wrong?, Working paper, New York.

Malmendier, U., Tate, G. und Yan, J. (2011): Overconfidence and Early-life Experiences: The Effect of Managerial Traits on Corporate Financial Policies, Journal of Finance, Vol. 66(5). S.1687–1733.

Schulmeister, S. (2012): Präsentation am Transformationskongress, Berlin, 8. Juni 2012.

Stockhammer, E. (2008): Finanzkrise: Chronologie, Ursachen und wirtschaftspolitische Reaktionen. Kasinokapitalismus mit staatlichen Fremdheilungskräften, Grundrisse Nr. 28. S.13-22.

CDS y CDOs

Permutas de cobertura por incumplimiento crediticio o Credit Default Swaps

Permutas de cobertura por incumplimiento crediticio o CDS (Credit Default Swap) habilita a los compradores a apostar en contra del pago de un crédito. Como es costumbre en los seguros, se tiene que pagar una prima. A cambio, uno recibe una compensación si el deudor no hace frente a la deuda. Esta compensación, sin embargo, se paga independientemente si el impago provoca alguna pérdida para el investor. El desarrollo de los CDS ha pervertido la idea de un seguro, la cobertura contra el riesgo, en un instrumento de especulación permitiendo apostar por la quiebra de una de las partes y beneficiarse del impago de deudas sin tener que soportar riesgos asociados. Por hacer un símil, es como un seguro contra incendios que puede ser cobrado también si arde la casa de tu vecino (Rajan 2010).

Los CDS no sólo han intensificado la especulaciónsino que también han promovido una mayor tolerancia al riesgo, puesto que las inversiones de riesgo eran cubiertas todos los días por los CDSs. Los préstamos de riesgo se justificaban, así, muy fácilmente. Esta es también la razón principal por la que en el primer punto álgido de la crisis, la aseguradora más grande del mundo, AIG (American Insurance Group) estaba al borde del desastre.

Obligaciones de deuda garantizadas o Collateralized Debt Obligations

Las obligaciones de deuda garantizadas o CDOs (Collateralized Debt Obligations) son grandes bloques de valores en los que acumulan distintas emisiones de deudas (en el caso de la crisis en 2007/2008, bonos respaldados por hipotecas). El principio básico en el que se basa es la mezcla de productos considerados como seguros (acciones, bonos, etc…) con otros de alto riesgo de modo que los bloques puedan ser revendidos a otras partes interesadas. El principal objetivo de este proceso es la distribución de riesgo. Sin embargo, esta agrupación también oculta el nivel de solvencia de los deudores, que a menudo hace que el valor real del paquete sea opaco. Esto puede ser motivado por el hecho de que los créditos fueron a menudo re-empaquetados antes de que fueran vendidos al siguiente agente financiero. En algunos casos, los CDOs fueron re-empaquetados hasta cuarenta veces (Sinn 2012). Analizar estos bloques o paquetes es una tarea compleja y, a menudo, causa su depreciación. Por lo tanto, los análisis son poco comunes y los paquetes se mantienen en el registro con su valor de compra intacto. Esto, a su vez, causa un efecto veleta de alto riesgo en el que los créditos incobrables son listados en la contabilidad del banco y son constantemente devaluados. Esta valoración estaba respaldada por las agencias de calificación, que a menudo entendió que el re-agrupación y distribución de riesgos era una manera de diversificar ese riesgo. Por esta razón, los productos creados recientemente tenían mejores calificaciones que las cédulas hipotecarias. (Benmelech & Dlugosz, 2009).

Estos instrumentos promueven una alta toma de riesgosde dos maneras: por un lado, la opacidad de los CDOs determina una subestimación sistemática de los riesgos ya tomados y, por otro, los CDOs permiten despojarse de ciertos riesgos al revenderlos en bloques o paquetes (Vorbach and Wixforth 2011).

Fuentes

Benmelech, E. & Dlugosz, J. (2009): The alchemy of CDO credit ratings. Journal of monetary economics. Amsterdam : Elsevier, Vol. 56, 5, p. 617-634.

Rajan, R. (2010): Fault Lines. How Hidden Fractures Still Threaten the World Economy, Princeton University Press.

Sinn, H.-W. (2012): Finanzmärkte der Zukunft – Lehren aus der Finanzmarktkrise, in: Spitzley, K. (Hrsg.): Hochleistungsnetzwerk Deutschland – Wertschöpfung und Wohlstand für die Zukunft, Hamburg. S.229-250.

Vorbach, J. und Wixforth, S, (2011): Deregulierter Finanzmarkt – Mitverursacher der Krise in Europa, Paper zum Momentum Kongress, Hallstatt.

Estrategias especulativas

Algoritmos informatizados de especulación

Echando un vistazo a las prácticas de los mercados de capital, nos encontramos con que la acción humana esta siendo reemplazada por rutinas automatizadas por ordenador. Los patrones programados en las máquinas buscan reubicar dinero invertido en el mercado de capitales basándose en estrategias predefinidas. Estrategias como estas fueron utilizadas por primera vez allá en los años 70 (Ferraro et al. 2005) y fueron declaradas como una de las principales razones del crash de la bolsa americana en 1987. Actualmente, existe una abundante oferta de estrategias especulativas basadas en la informática. Algunas se construyen en torno a proyecciones estadísticas de los datos anteriores o tratan de seguir las tendencias de los precios, mientras que otras han sido desarrolladas sobre conceptos de teorías económicas, y otras simplemente dependen de la velocidad: intentan explotar mínimas diferencias en los precios mediante la emisión de millones de órdenes por segundo (llamada “especulación de hiperfrecuencia” o “hyper frequency speculation”) (Schulmeister 2009).

Común a todos estos modelos es que dan a los accionistas o partes interesadas una idea de control que depende básicamente de la sofisticación del algoritmo que se esté utilizando. Los modelos matemáticos pueden ser completamente incomprensibles para la mayor parte de la población, pero transmiten una sensación de seguridad (Friedman und Friedman 2009) que fomenta latoma de riesgos. Además, el uso de tales modelos se relaciona a menudo con la sistematización de un “comportamiento de rebaño” en los mercados. Así, si los agentes utilizan patrones basados en el seguimiento de tendencias que proyectan inclinaciones pasadas en el futuro (y por lo tanto reforzándolas), la creación de burbujas no es un fenómeno extraordinario sino algo inherente a la actitud de los agentes del mercado (de Long et al. 1990, Orrell 2012).

Fuentes

de Long, J. B., Shleifer, A., Summers, L. H. und Waldmann, R. J. (1990): Positive Feedback Investment Strategies and Destabilizing Rational Speculation. Journal of Finance, 45(2). S.379–395.

Ferraro, F., Pfeffer, J. und Sutton, R. I. (2005): Economics Language and Assumptions: How Theories can become Self-Fulfilling. The Academy of Management Review, 30(1). S.8–24.

Friedman, H. und Friedman, L. (2009): The Global Financial Crisis of 2008: What Went Wrong?, Working paper, New York. Dl.: http://ssrn.com/abstract=1356193

Orrell, D. (2012): Economyths - how the science of comlex systems transforms economic thought. London: Icon.

Schulmeister, S. (2009): Der "Aufbau" der großen Krise durch "business as usual" auf Finanzmärkten, Vortrag auf der Jahrestagung der Keynes-Gesellschaft, Wien, 16. und 17.Februar 2009.

Economía extraterritorial y paraísos fiscales

Economía extraterritorial significa un vacío legal que prácticamente no impone ningún tipo de regulación o pasivos por impuesto sobre la renta o los bienes. Más importante, las bases de activo se guardan tan opacas como sea posible con la intención de evadir impuestos o eludir ciertas regulaciones (como pensiones alimenticias). Por lo tanto, los destinos finales de este dinero son llamados paraísos fiscales y regulatorios (Rixen 2009).

Una carrera cuesta abajo

Algunos indicadores de este tipo de paraísos son las estructura de no-divulgación de propiedad, la posibilidad de evitar requisitos regulatorios del capital y el acceso bloqueado a las autoridades. En un estudio para la creación del “Índice del Secreto Financiero”, publicado por el Tax Justice Network, Suiza lidera la tabla por delante de las Islas Cayman y Luxemburgo. Austria está entre los “líderes”, en la posición 17ª. Entre estos países ha comenzado una auténtica carrera: ver quién puede “des-regular” más para conseguir atraer más inversores. Un ejemplo de este problema es el debate sobre el secreto bancario, que eventualmente es otro método de ocultación de bienes y blanqueo de dinero, con lo que Austria se ha ganado la reputación de paraíso fiscal. Después de todo, la economía extraterritorial es de gran practicidad, especialmente para fortunas provenientes de actividades criminales puesto que son la máxima expresión en ocultación de bienes (Schmidt 2012). Según algunas estimaciones, se asume que sólo en Alemania, los activos ocultados al fisco en paraísos fiscales rondan los 150-300 mil millones de Euros – dinero que ni es gravado en el país de origen, ni se consume en él (Unger 2013).

Grandes negocios en la trastienda

Los paraísos fiscales guardan fuertes lazos con el sistema bancario, abarcando prácticamente todas las compañías o entidades que dan préstamos o garantías de crédito sin estar sujetas a regulaciones bancarias. Algunas de ellas fueron fundadas por bancos comunes como instituciones separadas e independientes (fondos, empresas comerciales, etc…) con la intención de vender nuevos productos financieros de la mejor manera posible. La ventaja de todo esto recae en el hecho de que estos bancos de conducto no están regulados por normativas bancarias y puedes operar sin las mínimas reservas. Además, la mayoría de estos bancos conducto tienen base en paraísos fiscales y no son, por lo tanto, considerados en el control de su compañía matriz, aunque existe una relación muy estrecha en cuanto a los riesgos asumidos (Ötsch, 2012). La expansión de este desarrollo es clara; los activos de los bancos conducto eran en 1995 más altos que los de sus bancos matrices y que se duplicó entre 2002 y 2010 hasta los 46 trillones de Euros, como se muestra en el informe anual del Financial Stability Board y Tax Justice Network (Henry 2012). Las sumas indicadas se basan en estimaciones puesto que los movimientos de capital están sólo parcialmente abiertos a escrutinio. Sin embargo, es seguro que el número de fondos desconocidos circulando en el circuito bancarios es significativamente mayor.

El tamaño del sistema bancario conducto produce una serie de implicaciones económicas que son relevantes para el surgimiento de la crisis. El vacío legal de las compañías en economías extraterritoriales promueven Finanzinnovationen y ayuda a la posible creación de una burbuja de enormes dimensiones. Al final, todo este capital se agrupó en los mercados libres de impuestos, lo que, en combinación con otros factores como una mayor especulación o la especulación computerizada), provocó el sobrecalentamiento de los mercados de capital.

Fuentes

Financial Stability Board (2011): Shadow Banking: Strengthening Oversight and Regulation, Recommendations of the Financial Stability Board.

Henry, J. S. (2012): The Price of Offshore Revisited, Tax Justice Network.

Ötsch, S. (2012): Die Normalität der Ausnahme: Finanzoasen als Parallelökonomie von Eliten und die ausbleibende Regulierung, Momentum Quarterly 1/2012. S.27-44.

Rixen, T. (2009): Paradiese in der Krise. Transparenz und neue Regeln für Steuer- und Regulierungsoasen. In: Heinrich Böll Stiftung (Hrsg.): Band 4 der Reihe Wirtschaft und Soziales, Berlin.

Unger, B. (2013): Wir sollten in Europa anfangen. Interview, Böckler Impuls 7/2013, Düsseldorf.

Schmidt, M. (2012): Regulierungsoasen und Schattenbanken, WISO 35(2), Linz. S.103-118.

Distribución desigual

Durante los últimos 30 años, la distancia entre los más ricos y los más pobres se ha ampliado. La distribución de la riqueza se vuelve aun más desigual: hay unos pocos que se adueñan de cada vez más y más, y muchos que simplemente salen adelante, sin acumular más.

Unos pocos son dueños de cada vez más

Esta polarización es también una razón básica de en la génesis de la crisis económica y financiera. La participación salarial ha disminuido un 10 por ciento de media durante los últimos 30 años, algo que ha ocurrido en prácticamente todos los países industrializados. Simultáneamente, la cantidad de capital y ganancias de capital han aumentado en la misma proporción. Este comportamiento ha llevado a una concentración de la riqueza en manos de una ínfima parte de la población. Así, en Austria el 10 por ciento más rico, retiene más del 60 por ciento de todos los valores (Csoka 2011). Una situación similar se encuentra en los países de la eurozona. Aquí, el 20 por ciento más rico de la población es dueña de un 67.7 por ciento de la riqueza, donde el 60 más pobre sólo posee el 12 por ciento del total (ECB 2013).

Distribución de los valores en Austria basados en datos de la encuesta de activos financieros realizada por el  OeNB en 2004 y la del estado en OeNB 2008.

La evolución de la cuota de ganancia bruta y los salarios muestra que ha habido un proceso de redistribución desde el fondo hasta lo más alto durante los últimos 30 años. La renta nacional adquirida está aun más expandida entre aquellos cuyos rendimientos sentaron las bases del crecimiento económico

Se pierde la clase media

Unos salarios a la baja no sólo causan una distribución desigual de los valores sino que afecta al consumo ya que son los asalariados de niveles bajos y medios los que se gastan la mayor parte de sus ingresos en cubrir costes, ahorrando sólo una cantidad muy pequeña y, así, viéndosea las puertas de la deuda si los ingresos se estancan. El consumo adicional de bienes de lujo por los ricos no puede compensar las pérdidas del lado mayoritario. En vez de eso, los ciudadanos más ricos usan buena parte de su patrimonio para especular. Así es como la distribución desigual de la riqueza e ingresos afecta a la demanda interna si las familias no acepan endeudarse (Marterbauer 2011).

Participación salarial y beneficio bruto en Austria basado en datos de la Comisión Europea, Ameco-DB, AK-Wien, (Schlager 2012)

¿Quién gana más?

Pero hay también una desigualdad creciente entre aquellos que obtienen sus ingresos a través del trabajo. El 1 por ciento de los asalariados más ricos de los en los Estados Unidos recibe el 20 por ciento de todos los ingresos (Atkinson et al. 2009). En los años 70, este valor se encontraba por debajo del 10 por ciento. La misma evolución se puede observar en Europa, el porcentaje de ingresos que reciben los más ricos sigue creciendo mientras que los ingresos bajan o, en el mejor de los casos, se estancan (Altzinger et al. 2011, 2012, Atkinson 2007).

Otra razón de esta desigual distribución es la política de impuestos. Altos ingresos, capitales y valores han sido declarados como libre de impuestos paso a paso. Tanto la desregulación del mercado de capitales como la libre circulación de capitales y los paraísos fiscales promovieron una competición fiscal mundial. Como resultado de este avance, las operaciones financieras, ingresos por valores y otros tipo de ingresos no-productivos contribuyen menos a la comunidad.(Eder 2012).

Fuentes

Altzinger, W., Berka, C., Humer, S. und Moser, M. (2011): Die langfristige Entwicklung der Einkommenskonzentration in Österreich, 1957-2008 – Teil I. Wirtschaft und Gesellschaft, 37(4). S.513-530.

Altzinger, W., Berka, C., Humer, S. und Moser, M. (2012): Die langfristige Entwicklung der Einkommenskonzentration in Österreich, 1957-2008 - Teil II. Wirtschaft und Gesellschaft, 38(1). S.77-102.

Atkinson, A. (2007): The distribution of earnings in OECD countries. International Labour Review, 146(1). S.41-60.

Atkinson, A., Piketty, T. und Saez, E. (2009): Top incomes in the long run of history. Journal of Economic Literature, 49(1). S.3–71.

Csoka, B. (2011): Verteilung der privaten Vermögen in Österreich. WISO, 34(4). S.77-94.

ECB (2013): The Eurosystem Household Finance and Consumption Survey: Results From the First Wave. Statistics Paper Series, Nr. 2, April 2013.

Eder, M. (2012): Vermögensbezogene Steuern: Sozial gerechte Steuerreform oder Klassenkampf und Enteignung? WISO 35(2). S.81-102.

Marterbauer, M. (2011): Zahlen bitte! Die Kosten der Krise tragen wir alle, Wien.

Schlager, C. (2012): Wer oder Was ist schuld an unseren Schulden und wer zahlt?, Präsentation Tagung Wege aus der Krise, Wien, 11.Mai 2012.

Especulación y busca de beneficios

Mientras grandes fortunas se concentran en una minoría de la población, As large fortunes are concentrated with a minority of the population, se les insta a invertidas dichas fortunas puesto que sus necesidades básicas están mucho más que cubiertas. Para el consumo diario de bienes y servicios, sólo se necesita una muy pequeña parte de los ingresos. La mayor parte se utiliza para incrementar el capital – una tendencia que se refuerza por mercados libres de capitales y los nuevos productos financieros.

a orientación inversora de la economía está, por tanto, sujeta a un cambio que va de los productos de la economía real a las operaciones financieras especulativas (Boyer 2000). La oportunidad de obtener mayores rendimientos sin hacer inversiones reales, empuja a ambos, tanto el enfoque de los negocios como a su capacidad de innovación, hacia las finanzas, lo que se ha traducido en que no se producen inversiones importantes y necesarias en la economía real, lo que a su vez, acaba debilitando la economía (Schulmeister 2010).

Boom de las derivadas

El rechazo a una economía real de producción por una economía de finanzas se expresa por el crecimiento de los movimientos internacionales de capital. Solamente el comercio de derivadas ha multiplicado varias veces el PIB global durante las últimas décadas. En estos momentos, el valor de las derivadas comercializadas suman aproximadamente 40 veces el PIB mundial (Schulmeister 2012a).

Volumen de acciones en relación con el PIB mundial (Schulmeister 2012b).

Uno de los principales procedimientos asociados con las derivadas es la búsqueda de rentas o “rent-seeking”. Este término describe el proceso para descubrir ingresos económicos sin ningún rendimiento con el objetivo de que rindan. Este tipo de operaciones comerciales buscan redistribuir la riqueza actual. Originalmente, este término estaba asociado con el arrendamiento y el leasing, los cuales no dependen de que se realice una tarea. Ahora, este termino se aplica a multitud de otros fenómenos económicos (Stiglitz 2012).

Fuentes

Boyer, R. (2000): Is a finance-led growth regime a viable alternative to fordism – a preliminary analysis. Economy and Society, 29(1). S.111-145.

Schulmeister, S. (2010): Mitten in der großen Krise – ein „New Deal“ für Europa. Picus-Verlag, Wien.

Schulmeister, S. (2012a): Vorsorgende oder vor-sorgende Wirtschaft. In: Egner, H. und Schmid, M. (Hrsg.): Wissenschaft in einer vorsorgenden Gesellschaft, München.

Schulmeister, S. (2012b): Präsentation am Transformationskongress, Berlin, 8. Juni 2012.

Stiglitz, J. (2012): The price of inequality- How today´s divided society endangers our future. New York: Norton.

Creciente deuda pública

La polarización de la distribución de los ingresos reduce sistemáticamente la habilidad para ahorrar dinero de la mayor parte de la población. Las familias de ingresos bajos-medios gastan la mayoría de sus ingresos en cubrir los costes fijos de manutención. La atención sanitaria, los servicios educativos o la vivienda son financiados mediante préstamos (como en los Estados Unidos) porque los ahorros ya no pueden cubrir estos gastos (Hein and Truger 2010).

Ahorro privado y financiación por créditos de las familias en EEUU en relación con los ingresos disponibles (IMK 2009)

Viviendo de los créditos

El gráfico muestra el desarrollo de la deuda y los ahorros en las familias estadounidenses. Desde los años 60 hasta mediados de los 80, la tasa de ahorros creció continuamente del 8 al 10 por ciento y desde este punto en adelante ha descendido rápidamente hasta apenas un dos por ciento de los ingresos. Los préstamos avanzaron en espejo, invertidas, y desde entonces la acumulación de la deuda comenzó a aumentar desde el 40 por ciento hasta alcanzar un pico de 130 por ciento en 2008 (Marterbauer 2011). En el gráfico se explica como esta falta de ingress es compensada con el incremento de la deuda. Las familias intenta mantener el mismo nivel de consumo y calidad de vida contratando préstamos. Esto deriva en un sobreendeudamiento de las familias privadas y eleva el riesgo de que se conviertan en préstamos tóxicosque no pueden ser reembolsados. Tal desarrollo es más probable en el caso de burbujas del mercado inmobiliario (como en EEUU o España). Una burbuja de este tipo incrementa significativamente la disposición a aceptar riesgos tanto del deudor como del prestamista puesto que se espera una revalorización constante de las propiedades.

Fuentes

Hein, E. und Truger, A. (2010): Krise des finanzdominierten Kapitalismus – Plädoyer für einen keynesianischen New Deal für Europa und die Weltwirtschaft. In: Wirtschaft und Gesellschaft, 36(4). S.481-517.

IMK (2009): Von der Finanzkrise zur Weltwirtschaftskrise (III), IMK-Report Nr.41, Düsseldorf.

Marterbauer, Markus (2011): Zahlen bitte! Die Kosten der Krise tragen wir alle, Wien.

Estancamiento de la deuda

Para la inmensa mayoría de la población, el trabajo es la única opción de hacerse con ingresos y, es así, como se convierte en un factor decisivo del que depende la cantidad de dinero disponible para consumo. La demanda interna de bienes y servicios es, mayormente, determinada por la disponibilidad de ingresos de la población. Si los salarios como parte de los ingresos totales descienden, las familias pueden entonces decidir entre reducir el consumo o aumentar la deuda. La caída de los salarios es notable en todos los países industrializados de occidente. Es así como el consumo privado – sin tener en cuenta la deuda – ha descendido. Una excepción de esto son los países que experimentaron una demanda interna basada principalmente en el crédito (Estados Unidos, Gran Bretaña, Irlanda y España) (Bofinger 2006).

Proporción de los salarios en los ingresos (investigación propia, data corpus: Ameco 2013)

Una caída del consumo interno resulta generalmente en baja demanda de bienes y servicios que, a su vez, da como resultado un excedente de producción y recortes en las empresas, despidos y menos inversión. Una mayor tasa de desempleo ralentiza el consumo privado, causando el hundimiento de los ingresos e incrementando los gastos de corte social en lospresupuestos del estado.

¿Exportaciones como salida?

Una manera de escapar de esta espiral negativa es vender los bienes producidos y servicios en el extranjero, aceptando una economía orientada a la exportación y un desequilibrio comercial. Así, una falta de demanda interna está compensada por la mayor demanda externa o extranjera. Sin embargo, el problema es simplemente llevado a los países exportadores dado que la compra de bienes y productos que expulsan los producidos en el país, significan puestos de trabajos perdidos. Si una falta de demanda interna se compensa con exportaciones, lo que no que se exporta es paro (Stockhammer 2011).

Fuentes

Ameco (Annual macro-economic database) (2013): Adjusted wage share as percentage of GDP at current factor cost, Abgerufen am 04. Juni 2013.

Bofinger, P. (2006): Wir sind besser als wir glauben. Wohlstand für alle, Hamburg.

Stockhammer, E. (2011): Von der Verteilungs- zur Wirtschaftskrise: Die Rolle der zunehmenden Polarisierung als strukturelle Ursache der Finanz- und Wirtschaftskrise, Studie für die Arbeiterkammer Wien.

Préstamos tóxicos

La concesión de créditos está normalmente determinada por la solvencia del prestatario. Si el riesgo de incumplimiento es alto, las tasas de interés son también altas u se requieren otros valores tales como bienes inmuebles como garantía. La evaluación de estas garantías se basa en su valor de mercado y depende del banco y su evaluación de riesgos decidir si ese valor de mercado y los ingresos en potencia coinciden. Los préstamos son declarados “tóxicos” cuando el pago ya no es posible y las garantías como inmuebles no cubren la suma total o ni si quiera existen (Altvater 2010).

Confianza fuera de lugar

Hubo proyectos antes de la crisis que sistemáticamente eludían y evitaban una evaluación realista de los riesgos a la hora de conceder crédito. Por una parte, lasinnovaciones financieras triunfaron asegurando y agrupando préstamos y así ocultar los verdaderos riesgos. Por otra, la evaluación de las expectativas era constantemente positiva. Estas peligrosas suposiciones provocaron que la concesión de préstamos estuviera orientada hacia el alza de los precios de tal manera que se dejaron de hacer los convenientes controles.(Schulmeister 2009). Este tipo de préstamo bancario (“créditos NINJA”) más los nuevos productos financieros promovieron la creación de una burbuja inmobiliaria en los Estados Unidos y España (Marcuse 2008 or Friedman & Friedman 2009). La ya mencionada confianza fuera de lugar no se encontraba sólo en los créditos directos, sino también en la utilización de innovaciones como CDOs o CDs. Los agentes financieros estaban cegados por la creencia de que estos nuevos productos podían distribuir el riesgo y reducirlo. Al final, la acumulación resultante de este enorme sobreendeudamiento y la explosión final de la burbuja hizo necesario el mayor rescate bancariode la historia.

Fuentes

Altvater, E. (2010): Der große Krach. Oder die Jahrhundertkrise von Wirtschaft und Finanzen von Politik und Natur. Münster.

Friedman, H. und Friedman, L. (2009): The Global Financial Crisis of 2008: What Went Wrong?, Working paper, New York.

Marcuse, P. (2008): Ein anderer Blick auf die Subprime Krise. ProKla: Zeitschrift für kritische Sozialwissenschaft, 38(4). S.561-568.

Schulmeister, S. (2009): Der "Aufbau" der großen Krise durch "business as usual" auf Finanzmärkten, Vortrag auf der Jahrestagung der Keynes-Gesellschaft, Wien, 16. und 17.Februar 2009.

Menos inversión en economía real

Una economía floreciente necesita consumidores solventes y emprendedores dispuestos a invertir a partes iguales. Especialmente en el centro de Europa, los salarios se han visto estancados durante los últimos años y de este modo, el poder adquisitivo ha caído. La solución de recurrir a la deuda privada para compensar la pérdida de ingresos solo sería una solución temporal. Esto sólo puede funcionar si los salarios aumentan en el futuro de tal manera que merezca la pena por el pago de intereses. Sólo entonces, se podrá estabilizar la demanda interna incluso en casos de disminución de salarios (Flassbeck 2010).

Riqueza real y financiera del capital de las compañías en Alemania (Schulmeister 2012)

Las empresas como malabaristas financieros

Menos ventas afecta a la voluntad de los emprendedores de invertir. La competencia en la economía real, la especulación y los nuevos productos financieros se convirtieron en opciones mucho más interesantes porque prometían una alta rentabilidad y son incluso más flexibles que las inversiones reales en máquinas o nuevas factorías. Así, se produjo un cambio en el lado empresarial pasando de la producción real a las inversiones financieras y la especulación. Desde 1990, ha habido una continua y notoria disminución de la actividad económica real. Pese a ello, las participaciones en finanzas y el capital han crecido considerablemente (Cetkovic y Stockhammer 2010).

Si, en situaciones como esta, el estado corta el grifo de las inversiones públicas como educación, infraestructuras y sanidad (como se demandó desde el FMI, el BCE y la Comisión Europea a los países del sur de Europa) las consecuencias son exactamente las mismas y el poder adquisitivo como la demanda se ven reducidas mientras siguen aumentando las cifras del paro. Esto es lo que adicionalmente refuerza la espiral negativa, y una tasa de desempleo más alta lleva a más pérdidas de ingresos y un incremento del gasto en los presupuestos nacionales (Krugman 2012). .

Fuentes

Cetkovic, P. und Stockhammer, E. (2010): Finanzialisierung und Investitionsverhalten von Industrie-Aktiengesellschaften in Österreich. Wirtschaft und Gesellschaft, 36(4). S.453-479.

Flassbeck, H. (2010): Die Marktwirtschaft des 21. Jahrhunderts, Frankfurt/Main.

Krugman, P. (2012): Vergesst die Krise. Warum wir jetzt Geld ausgeben müssen, Frankfurt/Main.

Schulmeister, S. (2012): Die 2010er-Jahre – ein Jahrzehnt der Depression?, Präsentation bei der Tagung von Kautsky-Kreis und Kocheler Kreis, Berlin, 29.Juni 2012.

Angustia financiera de las naciones

A través del estancamiento de la demanda interna y la escasa inversión en la economía real, los ingresos disminuyen puesto que se pagan menos impuestos (sobre la nómina, el de sociedades o el de consumo) y seguridad social. Menor disposición a investir significa menos trabajos y, posteriormente, mayores costes sociales, especialmente en desempleo o trabajos de corta duración. (Reiner 2011 o Marterbauer 2012). Tan sólo la pérdida de beneficios representa un 50 por ciento de los costes derivados de la crisis en los estados del G20 y supone una enorme parte del déficit nacional.

Razones del incremento de deuda nacional en el G20 de 2008 a 2015, totalizando 39 por ciento del PIB, IMF. (Schlager 2012)

Distribución desigual y sus repercusiones

Estas fuertes ramificaciones de la deuda nacional son también un resultado inmediato de la distribution desigual de la riqueza, lo que, incluso, podría traer consigo una mayor demanda interna. Si el uno por ciento más rico de los estadounidenses, que gana aproximadamente un 20 % de los ingresos colectivos, ganara en su lugar sólo el 15 por ciento y se distribuyeran los ahorros entre la clase baje y media, la demanda interna ascendería de inmediato un 1 por ciento. Menor propensión a ahorrar en casos de salarios bajos, casa un mayor consumo y un estímulo en la economía real. Esto significaría un incremento de cerca del dos por ciento de la demanda y, de este modo, menor desempleo (Stiglitz 2012). Ambos efectos tienen un impacto positivo en el presupuesto nacional ya que la recaudación tributaria aumenta y los costes sociales descienden (Crotty 2012).

Como vemos, una recesión económica pone en marcha una serie de efectos auto-intensificantes y pone presión extra en las naciones y sus respectivos presupuestos. Debido a los paquetes de estímulo bancario y los rescates bancarios, la deuda nacional ha incrementado y, por lo tanto, se requieren mayores pagos de intereses anuales. A pesar de todo, la solvencia crediticia de estos estados se ha visto reducida, razón por la cual los gastos por intereses de la nueva deuda nacional han ido en aumento, lo que, nuevamente, dificulta el desarrollo del presupuesto (Bieling 2011).

Fuentes

Crotty, J. (2012): The great austerity war: what caused the US deficit crisis and who should pay to fix it? Cambridge Journal of Economics, 36. S.79–104.

Marterbauer, M. (2012): Keynesianische Budgetpolitik unter neuen Rahmenbedingungen. Offensive Antworten auf Finanzkrise und Staatsschuldenkrise, Kurswechsel, 1/2012. S.11-22.

Reiner, S. (2011): Gutes Leben und gute Arbeit weggespart. ProKla, Zeitschrift für kritische Sozialwissenschaft, 41(2). S.213-230.

Schlager, C. (2012): Wer oder Was ist schuld an unseren Schulden und wer zahlt?, Präsentation Tagung Wege aus der Krise, Wien, 11. Mai 2012.

Stiglitz, J. (2012): The price of inequality - How todays divided society endangers our future. New York: Norton.

Burbujas en mercados de capitales

El incremento de la actividad en mercados de capitales impulsa la búsqueda de nuevas formas de inversión e incluso aun más campos de juego. Nuevos productos financieros y grande sumas de capital listas para ser invertidas propician en este desarrollo.

Sin embargo, es el mismo patrón que facilita la aparición de burbujas. El llamado “comportamiento de rebaño”, se refiere a cuando muchos inversores siguen una misma estrategia. Precios al alza tradicionalmente atraen nuevos compradores, provocando nuevas subidas de los precios y expectativas positivas, lo que a su vez atrae más compradores. Así es como los mercados se “recalientan”, que significa que los bienes o acciones que se están valorando significativamente mejor de lo que son en realidad. Al llegar a cierto nivel, llegan las ventas y el valor de las acciones se desploma: ha estallado la burbuja (Kindleberger 1978, Shiller 2006). La sistematización y “tecnologización” unilateral de las pautas de comportamiento de la economía financiera no contrarrestan esta tendencia y, en su lugar, ha automatizado la aplicación de estrategias similares (Orrell 2012).

De espiral a burbuja

Las burbujas inmobiliarias en America y España experimentaron una evolución similar. Las normas para la concesión de préstamos fueron continuamente reducidas, esperando que el precio de las viviendas subiera aun más. Una gran parte de la población pudo entonces tomar créditos que, bajo circunstancias normales, no podrían nunca devolver. La única garantía era el crecimiento continuo del precio de las viviendas. Estos riesgos fueron escondidos y hechos invisibles a través de nuevos productos financieros (CDS, CDOs) prometiendo menores riesgos a los inversores. La demanda de bienes raíces aumentó debido a la “bancabilidad”, razón por la cual los precios de los inmuebles se elevó todavía más. Esto puso en marcha una espiral: tomar más créditos parecía todavía más fácil y otros créditos se tomaron en condiciones favorables en relación al aumento de los precios de las viviendas. Así, se produjo la sobrevaloración absoluta de los inmuebles causando una burbuja. Explotó cuando el sistema financiero cayó en la cuenta de que cada vez más propietarios no podían pagar sus letras y las ventas forzadas revelaron que las hipotecas no se podían convertir en dinero, como se esperaba cuando se concedió el crédito (Marterbauer 2011).

Desarrollo de los precios inmobiliarios en el mercado americano (Standard & Poor´s: American Real Estate Price Index. 8/2010; Shiller 2006, Standard & Poors 2010)

Las pérdidas resultantes de bancos individuales se vieron transferidas muy rápido a otras instituciones de crédito y, de esta manera, a todo el sistema bancario. Ese efecto dominó emerge a través de la refinanciación interdependiente entre los bancos, puesto que los bancos están fuertemente relacionados entre sí y surge una gran incertidumbre en torno a la cuestión sobre en qué medida podrían ser golpeados por una entidad afectada (Caballero & Simsek 2011). La explosión de la burbuja crea escasez de efectivo y, por lo tanto, obliga a bancos individuales a liquidar préstamos a corto plazo. Asimismo, incrementó la presión sobre otros bancos para vender activos. Esta reacción en cadena, principalmente centralizada en ciertos tipos de activos como los CDOs condujo a dramáticas caídas de precios (Fire Sales) y a pérdidas adicionales en los balances bancarios.

La burbuja resultó ser fatal ya que, a diferencia de otras, no sólo afectó a un número limitado de compañías e inversores, sino a millones de personas que tenían que lidiar con una insolvencia y el hecho de, de repente, verse en la calle. A causa de la ya mencionada crisis económica, estas personas se encuentran sin empleo y sin vivienda. Es por ello que muchos de los préstamos tóxicos requirieron, al final, enormes rescates bancarios pagados con dinero público.

Fuentes

Caballero, R. & Simsek, A. (2011): Fire Sales in a Model of Complexity. Working Paper, National Bureau of Economic Research, March 14 2011, 1-41.

Kindleberger, C.P. (1978): Manias, Panics and Crashes. London: Macmillan.

Marterbauer, M. (2011): Zahlen bitte! Die Kosten der Krise tragen wir alle. Wien.

Orrell, D. (2012): Economyths - how the science of comlex systems transforms economic thought. London: Icon.

Shiller, R.J. (2006): Irrational Exuberance. Crown Business.

Stiglitz, J. (2012): The price of inequality- How today´s divided society endangers our future. New York: Norton.

Standard & Poor´s (2010): Case-Shiller Home Price Index, Amerikanischer Immobilienpreisindex.

Rescate bancario

Debido a la explosión de la burbuja inmobiliaria y la depresión económica, los bancos se encontraban con grandes dificultades para refinanciarse. Muchos de los productos financieros en principio seguros (CDS, CDOs), se tornaron incobrables. Por lo tanto, los valores tuvieron que ser depreciados significativamente causando enormes pérdidas, especialmente para las entidades de propósito especial que habían tramitado estos negocios. Dado su estrecho vínculo con los bancos comerciales, el riesgo se transfirió a estos últimos (Liebert et al. 2012). El segundo aspecto recae en la evaluación de riesgos procuradas por los bancos a la hora de emitir préstamos, que en muchos casos fueron realizadas sin los valores adecuados y sin el suficiente capital garantizado. Con el estallido de la crisis, muchos préstamos dejaron de poder ser pagados, lo que llevó a las consiguientes pérdidas en el lado bancario. La decreciente liquidez en el mercado y la falta de activos líquidos sacudieron la confianza en el sector financiero. Por lo tanto, los países tuvieron que proveer suficiente dinero como para que el sistema financiero no se derrumbara y los bancos tuvieran capacidad de respuesta (Schulmeister 2009).

Extensión de todos las ayudas para el sector financiero en relación al PIB de la UE-27: 4506.47 mil millones de Euros (investigación propia, recopilación de datos: EU Commission 2012)

El origen de la necesidad de rescatar grandes bancos está en la llamada relevancia sistémica de los mismos. Se dice que los bancos son relevantes para el sistema si tanto sus lazos con el sector empresarial nacional como con el internacional, son tan profundos que un fallo de estos bancos tendría graves consecuencias para la economía en su conjunto. La importancia sistémica es apoyada por el hecho de que la fuerte influencia de las compañías ha dado aun más importancia al crédito bancario (Busch 2012).

¿Quién corre con los gastos?

En toda Europa, el apoyo a instituciones financieras ascendió hasta un 5,2 por ciento del PIB, lo que elevó igualmente el coeficiente deuda-PIB. Esto significa que las deudas aumentaron en 670 mil millones de Euros exclusivamente por los rescates y el apoyo continuo a bancos débiles (Standard, 22 Abril 2013). El rescate bancario requirió un mayor endeudamiento así como gastos en pagar intereses más altos y, por lo tanto, incrementó la presión sobre estos países.Un instrumento de rescate bancario fue la implementación, por parte de los gobiernos o las mismas entidades, de los Bancos Malos. Los Bancos Malos sirven para alojar activo tóxicos permitiendo así que otros bancos puedan sanear sus balances. Sólo al Banco Malo de la fallida entidad alemana, Hypo Real Estate, se le calcula un coste de 125 mil millones de Euros. A nivel europeo, se estima que se almacenan activos en Bancos Malos por valor de un trillón de Euros (Hesse 2013). Sigue sin estar claro qué pérdidas surgirán de estos Bancos Malos y si se recuperarán en el futuro. Los riesgos ocultos para los contribuyentes en relación con el sector bancario son argumentos claves de las agencias de calificación en la valoración de la solvencia crediticia de países europeos que ha llevado a la degradación de muchos países con un sector bancario grande.

Fuentes

Busch, U. (2012): Zur Rolle der „Finanzindustrie“ in Wirtschaft und Gesellschaft, Sitzungsberichte der Leibniz-Sozietät der Wissenschaften zu Berlin, 113/2012, S.47-66.

Hesse, M. (2013): Auf der Kippe. Der SPIEGEL, 17/2013, 22.04.2013, S.74.

Liebert, N., Ötsch, S. und Troost, A. (2012): Der graue Markt der Schattenbanken. Blätter für deutsche und internationale Politik, 6/2012. S.83-90.

Schulmeister, S. (2009): Der "Aufbau" der großen Krise durch "business as usual" auf Finanzmärkten, Vortrag auf der Jahrestagung der Keynes-Gesellschaft, Wien, 16. und 17.Februar 2009.

Crisis de deuda nacional

Hoy en día, cuando se habla de crisis financiera, se habla mayormente de una “crisis de deuda nacional” porque, en comparación a su rendimiento económico (PNB), la deuda de las naciones ha incrementado notablemente. En relación a esto, es importante echar un vistazo más de cerca a las razones de este incremento. La combinación de la disminución de los ingresos públicos y el incremento de los gastos con el fin de suavizar la coyuntura y realizarrescates bancarios son los factores más importantes de las dificultades financieras de los estados (Flassbeck 2012). (Flassbeck 2012). En el siguiente gráfico, se muestra la evolución de de la deuda nacional desde el comienzo de la crisis.

Cuotas de la deuda en comparación (investigación propia, recopilación de datos: Eurostat 2013)

Comparado con el rendimiento económico, la deuda nacional se encontraba en declive en toda la zona euro hasta el estallido de la crisis. No es hasta la crisis y su consiguiente pérdida de ingresos por impuestos y paquetes de rescates que los presupuestos nacionales europeos se encontraron con un incremento masivo de la deuda. Hubo intentos de contrarrestar la espiral descendente macroeconómica mediante impulsos en terrenos económico-políticos. La deuda adicional, en combinación con datos económicos negativos, causó que, especialmente los países del sur de Europa, perdieran calificación crediticia, lo que afectó al tipo de interés necesario para refinanciar sus presupuestos nacionales..

Si la recesión en el sur de Europa continúa, sus presupuestos nacionales se debilitarán aun más por las pérdidas fiscales y el gasto social. Si en una situación como ésta se limita el ámbito financiero (conforme a lo solicitado en el pacto fiscal), no se puede aplicar un estímulo en la demanda suficientemente grande. De este modo, esta dinámica a la baja se acentúa todavía más y los problemas financieros de las naciones afectadas se vuelven cada vez más graves (Stiglitz 2012).

Fuentes

Eurostat Datenbank (2013): Vierteljährlicher öffentlicher Schuldenstand, , Abgerufen am 06. Juni 2013.

Flassbeck, H. (2012): Zehn Mythen der Krise, Berlin.

Stiglitz, J. (2012): The price of inequality - How todays divided society endangers our future. New York: Norton.

International Disparity

Originalmente, la implementación de la Unión Económica y Monetaria Europea estaba impulsada por la esperanza de que una profunda integración económica ayudaría a la consolidación política en el viejo continente. Actualmente, hemos experimentado lo contrario dado que los aspectos económicos son a menudo utilizados para cuestionar la legitimidad y el significado de la integración Europea o se atacan directamente ciertos países miembros. Parece que la unión e integración económica no ha hecho más que aumentar las diferencias (Fisahn 2012). Pero, ¿cómo pudo empezar algo así?

Defectos fatales de construcción

Una respuesta a esta pregunta la encontramos en la construcción de la unión monetaria. Una divisa común requiere un cierto consenso económico para hacerla funcionar. Esto se tomó parcialmente en cuenta durante la implantación: después de todo, el “Pacto de Estabilidad y Crecimiento” (SGP) tenía el objetivo de someter los gastos nacionales de los miembros a una normativa común y una disciplina presupuestaria. El hecho de que países como España o Portugal, utilizados como cabeza de turco por sus déficits presupuestarios, fueran ejemplos perfectos de adhesión al Pacto de Estabilidad, mientras otros como Alemania, Francia o Gran Bretaña lo violaron continuamente, es un buen indicador del tipo de cosas que fueron ignoradas durante la implementación de este acuerdo. Uno de esos puntos es la cuestión sobre los desequilibrios comerciales internacionales que constituyen a día de hoy una “prueba de fuego” para la Unión Europea. La razón: tales desequilibrios comerciales dentro de una unión monetaria aumenta automáticamente la deuda exterior (Horn et al. 2009). Así, si los desequilibrios no se reducen, surge una pila de deuda pública y privada – y los políticos no tienen medios para contrarrestar tal evolución.

Una unión monetaria sólo puede funcionar si todos todos los países implicados se ciñen a las mismas reglas comunes. Mucho más importante que reglas estrictas (como el Pacto de Estabilidad), es la coordinación de un desarrollo conjunto de los precios ya que la moneda común fija los tipos de cambio entre países. De esta manera, no hay existe la posibilidad de corregir la evolución de los precios mediante la apreciación la depreciación de divisas (Mentel & Schäfer 2012). Sin embargo, si los precios aumentan más rápidamente en un país que en otro, las importaciones de éste último aumentan y las exportaciones decrecen, se genera un desequilibrio comercial y aumenta la deuda externa ya que las importaciones adicionales tienen que ser financiadas con créditos de otros países.

Conexión entre la evolución de salarios y precios (Flassbeck 2012)

El factor decisivo para una evolución coordenada son los salarios, que se expresa por los costes laborales unitarios: nóminas por trabajador dividido entre el PIB por trabajador, en comparación con los precios. En la siguiente gráfica se representan ambos factores (Flassbeck 2012). Así, entre otras cosas, Europa carece de una política coordinada sobre los salarios.

Fuentes

Fisahn, A. (2012): Den Stier das Tanzen lehren? Europa vor neuen Herausforderungen, ProKla, Zeitschrift für kritische Sozialwissenschaft, 42(3). S.357-376.

Flassbeck, H. (2012): Zehn Mythen der Krise, Berlin.

Horn, G., Joebges H. und Zwiener, R.(2009): Von der Finanzkrise zur Weltwirtschaftskrise (II) Globale Ungleichgewichte: Ursache der Krise und Auswegstrategien für Deutschland, IMK Report Nr.40, Düsseldorf.

Mentel, L. und Schäfer, A. (2012): Die Währungsunion in der Krise. Wieso wir nur gemeinsam wieder herauskommen, Friedrich Ebert Stiftung, Berlin.

Desequilibrios comerciales en la Unión Europea

Junto a la fundación de la Unión Monetaria Europea se estableció un objetivo común de tasa de inflación por debajo del dos por ciento. Sin embargo, las economías europeas se han distanciado de este objetivo sistemáticamente y en distintas direcciones. El dos por ciento que debería haber prevenido la Unión Europea de distanciarse, se convirtió en una simple media. Mientras los países del sur experimentaron un aumento de los costes de mano de obra por encima del límite del dos por ciento, en otros, especialmente Austria o Alemania, esa cifra caía muy por debajo del límite (Spiecker 2012).

Evolución de los costos laborales en la Unión Monetaria Europea (Spiecker 2012)

Si el aumento de los costes laborales es menor que el límite de inflación, significa que las nóminas han crecido menos que la suma del aumento de productividad y a tasa de inflación. Esto conduce a una situación en la que la tasa de inflación dada sen menor que la cifra objetivo, puesto que los salarios determinan en gran medida la tasa de inflación. La consecuencia de esto son enormes desequilibrios macroeconómicos dentro de la zona euro ya que aquellos países que tenían una tasa de inflación significativamente menor al dos por ciento pudieron aumentar sus exportaciones a costa de otros países. Los trabajadores en naciones ahora con salarios más bajos no pudieron beneficiarse de sus ganancias en productividad. Debido a la distinta evolución de los sueldos, hubo desequilibrios comerciales y una acumulación unilateral de deuda en la zona euro. El continuo avance de estos desequilibrios puede ser explicado como se muestra a continuación (Horn et al. 2009).

Desequilibrios comerciales dentro de la Unión Monetaria Europea (Spieker 2012)

Este distinto desarrollo de los salarios afecto, obviamente, a las relaciones comerciales. Así, productos de Austria o Alemania se volvieron más y más baratos y se pudieron vender más fácilmente a otros países de la Unión Europea. Teniendo en cuenta que fueron los salarios bajos lo que trajo una bajada de los precios, la población en Alemania y Austria no podía permitirse el consumo de sus propios bienes y servicios producidos por ellos mismos y la demanda interna se paralizó. Por otra parte, en el sur de Europa, se experimentaron mejoras en sus rentas y su poder adquisitivo se elevó y los bienes producidos a bajo coste encontraron un nuevo mercado – nuestros beneficios por exportaciones se basan en parte en la mejor del poder adquisitivo traído por las mejoras salariales en el sur de Europa (Becker 2010).

El dilema de la competencia

La competencia entre países es una estrategia desfavorable dentro de una unión monetaria. Específicamente, Alemania se presenta como un líder mundial en exportaciones y modelo digno de imitar. Pero el incremento de las exportaciones no es la panacea. Dentro de la unión monetaria, esto sería solo razonable si, a la inversa, las importaciones fueran mejoradas en la misma medida (Bofinger 2006). Si todos los países de la Unión Europea siguieran una estrategia de este tipo, nos encontraríamos ante un dilema puesto que la oportunidad de mejorar las exportaciones no existiría debido al menguante poder adquisitivo.

La aparición de estos desajustes en los equilibrios comerciales muestra claramente cómo durante este tiempo, la implementación de la unión monetaria ha ayudado a los países exportadores como Alemania o Austria a conseguir balances comerciales positivos a través de la renuncia salarial. Asimismo, los países del sur han aumentado el consumo como resultado de un desarrollo positivo de los salarios, lo que resultó en el aumento automático de la deuda exterior ya que las importaciones sólo se podían financiar con préstamos dados por países de orientación exportadora como Alemania (Hein und Truger 2011).

Fuentes

Becker, J. (2010): EU in der Krise: Bruchlinien zwischen Zentrum und Peripherie, Kurswechsel 1/2010. S.6-23.

Hein, E. und Truger, A. (2011): Finance-dominated capitalism in crisis – the case for a Keynesian New Deal at the European and the global level. In: Arestis, P.; Sawyer, M. (Hrsg.): New Economics as Mainstream Economics, Basingstoke.

Horn, G., Joebges H. und Zwiener, R. (2009): Von der Finanzkrise zur Weltwirtschaftskrise (II) Globale Ungleichgewichte: Ursache der Krise und Auswegstrategien für Deutschland, IMK Report Nr.40, Düsseldorf.

IMK (2012): Böckler Impuls 16/2012, Düsseldorf.

Spiecker, F. (2012): Vortrag im Bruno Kreisky Forum, Wien. 21. Juni 2012.

Deuda exterior

La opinión pública ve la deuda nacional como algo problemático: aquellos países con altos niveles de endeudamiento son proclives a sufrir ataques especulativos además de tener que pagar intereses más altos. Sin embargo, las cosas no son tan sencillas. Por una parte, países como Japón pagan intereses relativamente bajos a pesar de su desorbitada proporción PIB-deuda cercana al 250 por ciento. La causa principal es que el hecho de que estos países están endeudados con su propia población y la presión de intereses especulativos apenas tiene influencia.

Evolución de la deuda nacional (Flassbeck 2012)

Evolución de las tasas de interés (Flassbeck 2012)

La deuda privada también cuenta

Por otra parte, el balance de una nación debe ser comparado con la deuda nacional pero también con aquella deuda privada ya que el balance neto (la suma de deuda nacional y privada comparada con sus valores) es negativo y se encuentra bajo presión. Por desgracia, esta discusión no llega a los medios, que se refiere a la deuda nacional incorrectamente (Marterbauer 2011). Sin embargo, el caso de España ilustra perfectamente cuán crucial puede llegar a ser el endeudamiento privado: leyendo las razones de las agencias de calificaciónpara dar a España calificaciones a la baja, nos encontramos que su principal argumento es la enorme cantidad de créditos tóxicos que circulan en el sistema bancario español. Es un problema de deuda privada y no nacional, en la que España tiene una tasa incluso menor que Austria. No obstante, este problema puede invertirse si España continúa haciendo rescates bancarios a costa de los asalariados. En tal caso, el dinero necesario para llevarlos a cabo tendría que ser prestado fuera de sus fronteras (Becker und Jäger 2009).

La desigualdad como un fallo del sistema

Desequilibrios sistemáticos comerciales dentro de una unión monetaria lleva automáticamente a mayores deudas externas, lo que al mismo tiempo ejerce más presión en el país en cuestión. Es así como, en general, se acepta hablar de la deuda exterior como la principal fuente de presión sobre la deuda. La deuda nacional es meramente uno de los muchos factores intrínsecos. Pero, ¿cómo crea un desequilibrio comercialun aumento automático de la deuda?

El mecanismo tras ello es bastante simple: cuando un país importa más de lo que exporta, tiene que tomar prestado dinero del exterior para corregir el exceso de importaciones. Si no hubiera unión monetaria, un país tendría la posibilidad de devaluar su moneda con lo que se conseguiría abaratar sus productos en el extranjero y encarecer los bienes importados con el fin de equilibrar relativamente su balance entre importación y exportación, pero esta opción no existe en una unión monetaria. Mientras haya desequilibrios comerciales dentro de Europa, la deuda neta de importadores aumentará tanto como lo hagan los activos de los exportadores, algo que hace tambalear todo el sistema (Flassbeck 2010).

Las deudas y activos resultantes son también problemáticas para los exportadores acomodados: su beneficio está invertido en el extranjero (con un desvío en el sector financiero) y, por lo tanto, no es por accidente que especialmente bancos franceses y alemanes se aferren a los bonos griegos. Esto es porque los países exportadores ha financiado la deuda del sur de Europa (la cual es mayormente privada, excepto Grecia) durante años a través de los ingresos por exportaciones. De esta manera nos encontramos con una situación inversa en los balances de la unión monetaria. Países com Alemania, Austria, Finlandia u Holanda siguen acumulando valores mientras que las deudas de España, Italia, Grecia, Francia y Portugal siguen al alza (Dullien 2010). El siguiente gráfico resume la evolución de las balanzas comerciales y muestra lo profundamente en deuda que se encuentras los países afectados con Alemania (Dullien 2010). Por ejemplo: sólo la economía alemana tuvo un superávit de 52.9 mil millones de euros en el cuarto trimestre de 2012 (Eurostat 2013).

Deuda exterior acumulada de Alemania y los países afectados por la crisis en comparación (fuente: AMECO).

En el mismo barco

Por consiguiente, los desequilibrios comerciales conducen automáticamente a un aumento de la deuda exterior dentro de una unidad monetaria en la que las tasas de interés están, directa o indirectamente, influenciadas por lasagencias de calificación).Esto, no sólo incrementa la presión sobre las naciones que tienen que pagar las tasas más altas, sino que también se ciñe sobre el sector privado(bancos, familias y empresas) cuyos créditos se ven considerablemente encarecidos.

Por cierto: la deuda nacional no había aumentado dramáticamente hasta la crisis con sus paquetes de estímulo y rescates bancarios. No obstante, es algo que no se menciona en los debates. Los siguientes gráficos explican que incluso países como son España o Italia han sido capaces de reducir su deuda después de la crisis.

Evolución de la deuda nacional antes y después de la crisis (Schlager 2012)

Fuentes

Becker, J. und Jäger, J. (2009): Die EU und die große Krise. ProKla, Zeitschrift für kritische Sozialwissenschaft 39(4). S.541-558.

Dullien, Sebastian (2010): Ungleichgewichte im Euro-Raum: Akuter Handlungsbedarf auch für Deutschland, Friedrich-Ebert-Stiftung, Bonn.

Eurostat Datenbank (2013). Zahlungsbilanz, Leistungsbilanz und Vermögensübertragungen, vierteljährliche Daten, Abgerufen am 04. Juni 2013.

Flassbeck (2010): Die Marktwirtschaft des 21. Jahrhunderts, Frankfurt/Main.

Flassbeck, H. (2012): Zehn Mythen der Krise, Berlin.

Marterbauer, M. (2011): Zahlen bitte. Die Kosten der Krise tragen wir alle, Wien.

Schlager, C. (2012): Wer oder Was ist schuld an unseren Schulden und wer zahlt?, Präsentation Tagung Wege aus der Krise, Wien, 11.Mai 2012.

Tasas de interés y financiación de las naciones

Pesadas tasas de interés se han considerado como uno de los principales factores de la crisis actual. El interés es un problema, especialmente para aquellos países que, de todos modos, ya están bajo presión. Antes de la crisis, las tasas de interés que cada país miembro del Euro tenía que pagar por sus préstamos, eran comparativamente altas a lo largo y ancho de la unión monetaria. Gracia tenía la misma tasa de interés que Alemania. El gráfico muestra cómo han evolucionado estas tasas durante el transcurso de la crisis porque, desde su aparición, las rutinas de calificación han cambiado drásticamente y economías altamente endeudadas fueron “castigadas” aun más con mayores tasas de interés. En lo que se refiere a la presión causada por estas deudas, resulta bastante irrelevante si es deuda privada o pública, ya que los consultores asumen que los bancos afectados serán salvados por los gobiernos y, al final, el erario público se hace cargo de la deuda privada (Flassbeck y Spiecker 2012).

Evolución de las tasas de interés para bonos del Estado antes y después de la crisis (Flassbeck, 2012)

¿Quién se beneficia de la crisis?

Parece obvio que Austria y Alemania se benefician de los países que sufren esta crisis. Cuanto más alto son las tasas de interés para esos países, más baratos son los créditos para Austria y Alemania dado que los inversores, inquietados por laturbulencia del sector financiero , re-acondicionan su percepción de lo que es seguro. Esto se vuelve aun más obvio a través de la degradación drástica, y a la vez agitada, llevada a cabo por lasagencias de calificación que refuerzan esta tendencia (Gärnter y Griesbach 2012).

El gráfico indica que la valoración de los países en crisis sólo cambió fundamentalmente desde 2010 – un año después del estallido de la crisis. Las consecuencias son claras: si, de repente, las tasas de interés se duplican mientras las deudas incrementan por los rescates bancarios, las medidas de estímulo y la menor recaudación de impuestos, el re-financiamiento de países enteros se vuelve una tarea complicada (Neubäumer 2011). Este hecho pone gobierno y democracia bajo presión puesto que las deudas se convierten en un tema de actualidad para los medios. Lo que no se debe obviar, es el papel de las agencias de calificación que evalúan la solvencia de los países. Sus recomendaciones están guiadas por decisiones políticas e información económica tales como tasas de crecimiento y riesgos en el sector financiero. Basados en estos y en otros parámetros, intentan estimar la probabilidad que existe de recibir de vuelta el dinero de sus deudores.

Una medida para reducir la presión sobre los gobiernos es una política adecuada desde el banco central. De este modo, a finales de julio de 2012, el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, anunció que el BCE haría uso de todos sus recursos disponibles para garantizar la sostenibilidad del euro. Así, Mario redujo las expectativas sobre la posibilidad de Grecia de salir del euro. En consecuencia, esto se reflejó en el desarrollo de tasas de interés a largo plazo para bonos del estado. En el caso de Grecia, el interés cayó del 27.82% en junio de 2012, al 11,58% en Abril de 2013 (BCE y Comisión Europea 2013). Debido a la reducción de pagos de intereses, Grecia y otras naciones en problemas, están en condiciones de consolidar sus presupuestos más fácilmente y la presión del mercado de capitales se combate con eficacia.

Fuentes

ECB Datenbank (2013): Harmonised long-term interest rates May 2013, Abgerufen am 05. Juni 2013.

Flassbeck, H. (2012): Vortrag bei der Tagung des österreichischen Städtebund 30.5.2012, Dornbirn.

Flassbeck, H. und Spiecker, F. (2012): Falsche Diagnose, falsche Therapie – wie die Politik in der Eurokrise dank falscher Theorie versagt. WISO, 35(2). S.15-26.

Gärnter, M. und Griesbach, B. (2012): Rating agencies, self-fulfilling prophecy and multiple equilibria? An empirical model of the European sovereign debt crisis 2009-2011, Discussion Paper no. 2012-15, St. Gallen.

Neubäumer, R. (2011): Eurokrise: Keine Staatsschuldenkrise, sondern Folge der Finanzkrise, Wirtschaftsdienst, 91(12). S.827-833.

Agencias de calificación

Las agencias de calificación son instituciones que dotan de un índice de confianza (una calificación) a países u otras instituciones como bancos indicando la probabilidad de que se pague una deuda. Si el riesgo asumido es más alto, la calificación es peor, lo que a menudo es sinónimo de mayores tasas de interés en la concesión de crédito (Bösch 2011).

¿Influencia justificada?

Esta función de guía de las agencias les otorga tirón, importancia e influencia (Prager 2012). Ejemplo, si la calificación es a la baja, muchos inversores considerarán reubicar su dinero. Por lo tanto, un pequeño ajuste en la calificación puede causar tendencia e ir mucho más allá del objetivo inicial. De esta manera, naciones enteras caen víctimas de una tendencia bajista que puede conducir a la bancarrota sino aparecen evidencias de seguridad o signos de una economía creciente. En una situación tan tensa como la de una crisis, las agencias de calificación se ponen, de pronto, en el objetivo de los medios por lo que un ajuste erróneo o arbitrario puede tener serias consecuencias. Es esta posición de poder lo que convierte en actores protagonistas a las agencias. Desde un punto de vista funcional, uno puede referirse a ellas como acelerantes de incendios (Gärtner und Griesbach 2012).

Fuentes

Bösch, V. (2011): Ratings in der Krise, Materialien zu Wirtschaft und Gesellschaft Nr. 110, Wien.

Gärnter, M. und Griesbach, B. (2012): Rating agencies, self-fulfilling prophecy and multiple equilibria? An empirical model of the European sovereign debt crisis 2009-2011, Discussion Paper no. 2012-15, St. Gallen.

Prager, C. (2012): Ratingagenturen. Funktionsweisen eines neuen politischen Herrschaftsinstrument, Wien.